jueves, 21 de febrero de 2013

Lasaña de acelgas, champiñones, zanahoria y puerros con bechamel de avena a las finas hierbas



Hoy en primer lugar, quisiera agradeceros a todos vuestro soporte, ya que en menos de un mes de vida, El rincón del Tenzo a sobrepasado las 1000 visitas. Esto que puede ser un mero suceso sin importancia para otra persona, tiene una gran importancia para mí, así como todos los correos que he recibido con consultas y preguntas a cerca de mis recetas u otros temas más relacionados con mi camino dentro del budismo Zen. En todo caso, mil gracias a todos y como premio os dejo una receta, de esas que no puede faltar en vuestro libro de cocina!

Juntos sumamos en el camino hacia el cambio!

En esta ocasión os presento mi versión personal de una receta clásica, destinada a romper los típicos tópicos que nos hacen creer que al dejar de comer alimentos de origen animal, hemos de prescindir de aquellos platos que tanto nos gustaban, y que en apariencia son imposibles de llevar a cabo una vez abandonada la carne. Por esta razón, intentaré ir actualizando este blog con distintos clásicos, que os aseguro superan con creces a sus antecesores, elaborados con carne. Además, cuando cocinamos de una forma consciente y sana, obtenemos diferentes ventajas y mejoras que nuestro organismo y espíritu agradecen , así que vale la pena apostar por un cambio integral como el que os propongo en cada una de mis recetas!

INGREDIENTES
(A ser posible de procedencia ecológica y local)


1 Paquete de pasta para lasaña. (yo he utilizado el de la marca “La Bio Idea”).
2            Puerros
300gr     Champiñones u otras setas al gusto (siitake, gírgolas...)
1 Kg      Acelgas frescas
2            Zanahorias grandes
1            Diente de ajo
2            Vasos de bebida de avena ( contando que fuera para dos personas)
2            Cucharadas rasas de maicena
- Margarina vegetal
- Levadura de cerveza
- Especies (Tomillo, orégano, romero).
- Aceite de oliva virgen de primera presión en frío . (evitar al máximo el consumo de aceites refinados)
- Perejil fresco
- Sal atlántica



ELABORACIÓN

1- En primer lugar, lavaremos bien las acelgas con agua abundante y las cortaremos en trozos muy pequeños con ayuda de una tijera. Una vez limpias y cortadas, las coceremos. Para ello tenemos dos opciones. La primera de ellas si tenemos poco tiempo es cocerlas en la olla expres durante unos seis minutos, y en caso de disponer de más tiempo, las podemos cocer en una olla convencional durante unos veinte minutos. ( Primero subimos el fuego hasta hervir, tiramos sal y tapamos a fuego mínimo durante los veinte minutos).
Una vez cocidas, las colamos con ayuda de un colador de plástico o chino y las reservamos en un plato a parte para más tarde.

2- Mientras se cuecen las acelgas, pasaremos a cocer las láminas de pasta, que como siempre, he de puntualizar que es mejor que sean de pasta integral, porque de lo contrario, el proceso de refinado mediante químicos que sufren las pastas no integrales, dejarán a nuestro alimento carente de la mayoría de su fibra y vitaminas intrínsecas, así como de su aportación nutricional que será casi nula.
Para cocerlas, llenamos una olla con agua abundante y la llevamos a ebullición, añadiendo un poco de sal y unas gotas de aceite, muy importantes para evitar que las láminas se peguen entré ellas una vez dentro de la olla. Una vez tiramos la pasta coceremos durante unos cuatro minutos ( sólo de forma aproximada, pues cada pasta requiere un tiempo de cocción diferente o incluso algunas ni requieren pre-cocción antes de disponerlas en el horno).
Una vez cocida la pasta, la colamos también con un colador con mucho cuidado de no romper las láminas y les dejamos caer un poco de agua, para evitar que se peguen entre ellas, disponiéndolas separadas unas de otras encima del mármol o superficie de trabajo, hasta que sean necesarias más tarde.

3- Ahora pasamos a cocinar el relleno de verduras y setas. Para ello primero cortaremos cada ingrediente, empezando por la zanahoria que cortaremos en tiras delgadas no muy grandes como se muestra en la foto, las setas en trocitos muy pequeños, los puerros lavaremos y también cortaremos en trozos pequeños y por último el diente de ajo que trocearemos y reservaremos con el resto.

4- Disponemos todas las verduritas previamente cortadas en una sartén con un poco de aceite de oliva, agregamos una picada de perejil, sal y tapamos a fuego bajo para que se cocinen al vapor y así salvaguardar la mayor parte de sus nutrientes. (unos 15 - 20 minutos, al gusto). Una vez cocidas, ya tenemos todos los ingredientes para empezar a montar nuestra lasaña.

5- El siguiente paso será preparar el recipiente donde hornearemos nuestra lasaña, para ello podemos elegir una bandeja con recubrimiento ecológico o de cristal apta para hornos, prescindiendo siempre de otros soportes elaborados con aislantes tóxicos, como el teflón. Una vez elegido nuestro recipiente, untaremos sus paredes interiores con margarina vegetal, para evitar que sea más fácil sacar la lasaña una vez cocinada.
El primer paso para presentar nuestra lasaña dentro del recipiente será poner una lamina o varias hasta cubrir la base del mismo. En segundo lugar pasaremos a poner una primera capa de acelgas, mezcladas con parte de las verduras que cocimos con anterioridad. Ponemos otra capa de pasta encima y repetimos el proceso tantas veces como pisos queramos que tenga nuestra lasaña. En mi opinión 3-4 capas es más que suficiente, pues de poner más será muy difícil de servir sin que se rompa.

6- Una vez tenemos nuestra lasaña apunto dentro del recipiente, sólo nos queda elaborar la bechamel de avena. Para ello ponemos en una sartén un vaso de bebida de avena por persona a fuego medio, hasta que la misma adquiera cierta temperatura, una vez caliente, añadimos una cucharada rasa por persona de maicena y sal a la vez que removemos en círculos con una cuchara de madera ( así evitamos que se nos hagan grumos). A medida que toda la mezcla vaya estando más caliente, observaremos como la bechamel va espesando hasta estar a nuestro gusto, en ese momento con ayuda de una cuchara repartiremos la misma por encima de nuestra lasaña, de forma que toda la superficie quede bien impregnada.

7- El último paso será espolvorear un poco de levadura de cerveza (en lugar del clásico queso rayado), así como las diferentes especies que habíamos preparado por encima de la superficie y hornear durante unos 15/ 20 minutos (dependiendo de cada horno 180º, habiendo pre-calentado con anterioridad el horno durante unos diez minutos).
Pasado este tiempo cuando veamos que la superficie tiene un tono entre dorado  y tostado ya tenemos nuestra lasaña lista para servir y gozar del sabor de uno de mis platos preferidos!!

Buen provecho!!

Gassho!

Sergi Gámez








2 comentarios:

  1. ¡¡que buena pinta!! esto hay que probarlo...¿podría sustituir la maizena de la bechamel por kuzu y así hacerla más medicinal?

    ResponderEliminar